miércoles, 29 de agosto de 2012

Ilusa.



Yo pensaba que lo que necesitabas era algo de fe y quise dártela. Imaginé que con paciencia y algo de empatía, todo podría ponerse en su lugar, equilibrar la balanza, y avanzar. Hoy pienso que fueron mis ganas mayores que la realidad, y que a la venda del amor no hay ojos que se resistan.
He echado en falta al tú que nunca fuiste, pero al que yo he querido tanto... Tanto que no puedo soportar al que siempre has sido. 


1 comentario:

  1. Pues sí: las ilusiones, a veces... ¡solo quedan en sueños!

    ResponderEliminar